¿Por qué se pierde el erotismo?

La psicóloga Soledad Torres entrega las principales causas que hacen perder el erotismo en la pareja, que trae como consecuencia la pérdida del deseo en uno o ambos miembros de la pareja, el aburrimiento y una sensación de insatisfacción que puede ser más o menos generalizada.

Existe un hecho que probablemente es común para la mayoría de las parejas estables de larga duración, y es que la sexualidad tiende a irse habituando, rutinizando a los mismos escenarios, los mismos pasos y los mismos tipos de caricias y actividades, lo que va haciendo perder la novedad, la sorpresa, la frescura que tanto tiene que ver con despertar el deseo y la seducción.

Como pasa a ser algo tan común, se tiende a pensar que más bien sería la norma y que mantener el erotismo encendido en una pareja duradera sería más que nada un “trabajo” o algo que hay que cultivar y a lo que se debe prestar atención.

Sin embargo, a juicio de la sicóloga Soledad Torres, una mayor duración de la relación puede proveer también algunos recursos importantes para la sexualidad tales como el proceso de aprendizaje y de conocimiento del otro, lo que permite tener mayor confianza, sintonía y complementar de mejor manera los ritmos y las diferencias individuales. Así como también, en algunos casos permite una mejor comunicación en aspectos de la sexualidad al interior de la pareja.

Agentes que afectan el erotismo
Según la especialista, entre las causas más comunes que apagan el erotismo están:

– La rutinización. La presencia de un guión repetido una y otra vez con mínimas variaciones tiende a debilitar el deseo, excluyendo elementos enriquecedores de la experiencia sexual tales como: la fantasía, el juego, el humor y la creatividad.

– La falta de priorización a los espacios de intimidad de parte de uno o ambos miembros de la pareja, lo cual tiene relación muchas veces con los ritmos laborales o con la dedicación hacia los hijos. Algunas veces esto oculta un temor a la intimidad en uno o ambos miembros de la pareja.

– La pérdida de la conexión emocional de la pareja, la que puede mostrarse como un distanciamiento progresivo o como una relación en la que predomina la rabia y el resentimiento.

– La transformación de la relación en un trato sólo de ternura y donde se vuelve más de amigos o hermanos que de pareja.

Consecuencias
La falta de erotismo trae consigo la pérdida de un espacio importante de comunicación y de intimidad; la pérdida del deseo en uno o ambos miembros de la pareja, el aburrimiento y una sensación de insatisfacción que puede ser más o menos generalizada.

“En muchos casos va provocando también un distanciamiento al interior de la pareja que puede ser más doloroso para uno de los dos y que podría provocar repetidos conflictos y en algunos casos un quiebre”, sostiene la especialista.

Según cuenta la sicóloga, tradicionalmente ocurría con mayor frecuencia que los hombres eran – al interior de las relaciones de pareja estables -, los “portadores” del deseo y la sexualidad en la pareja, y que las mujeres eran las que con más frecuencia se desconectaban o se inhibían del deseo. En ese escenario eran los varones los que solían sentirse rechazados y poco queridos por la falta de deseo de su pareja y dolidos también por sentir que para ellas no era un problema la falta de actividad sexual y los reclamos que pudieran hacer quedaban sin respuesta o ignorados por periodos largos de tiempo.

La profesional agrega que actualmente es también posible ver dos nuevos escenarios; el primero, es aquel en que es el hombre el que se desconecta de la sexualidad y del deseo y en que los discursos de las mujeres suelen ser muy parecidos a los que describía previamente en los hombres, en que hay un sentirse profundamente rechazadas y cuestionarse el amor de su pareja. Sin embargo, en las mujeres suele verse conectado más explícitamente con un daño a la autoestima y a la sensación del propio atractivo.

Otra típica situación es el de parejas en que ambos se desconectan del aspecto erótico de la relación. “Esto se ve en dos modalidades bien distintas, la primera es aquella en que sostienen una relación caracterizada por la amistad o ternura deserotizada en que los aspectos tiernos e infantiles del otro son priorizados dejando de lado los aspectos más “pasionales” del otro y de la relación. En estas parejas existe una satisfacción bastante elevada con la relación en general, y las dudas o preocupaciones tienen más que ver con el “deber ser”, es decir, ´una pareja debería tener sexo´, que con verdaderos sentimientos de incomodidad o inquietud al respecto”, sostiene.

Añade que la segunda modalidad es aquella caracterizada por la distancia y la frialdad, en que todos los aspectos de conexión emocional y sintonía se encuentran relegados en un clima hostil o indiferente.

En estas parejas muchas veces tanto hombres como mujeres señalan una sensación de insatisfacción vaga con la relación o con su vida en general.

http://www.solomujer.cl/articulo.php?id=502

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: