5 claves para aumentar la capacidad mental

Para la memoria: mejora la grabación de datos utilizando todos tus sentidos. Por ejemplo, si quieres recordar algo que ahora escuchas (oído), refuerza la grabación utilizando la vista: el lugar en donde te encuentras, la persona que habla, los colores y formas de la escena.
Registra simultáneamente los olores, la temperatura, tu propia sensación corporal y estado de ánimo.
Las grabaciones de memoria que se registran por varios sentidos son más sencillas para evocar.

Para la concentración: percibe conscientemente el placer que sientes, reconoce el gusto y la satisfacción que te brinda lo que estás realizando, no intentes reprimir ideas o imágenes, procura asociarlas a tus sensaciones de ese momento.
Si otros temas interfieren en tu concentración no te fuerces a silenciarlos, reconócelos e intenta comprender el significado de su aparición. La adhesión emotiva con el tema central reforzará sus cualidades.

Para la comprensión: establece la mayor cantidad posible de relaciones entre los datos con los que trabajas. Trata de descubrir simultáneamente las leyes generales que operan sobre tu objeto de estudio.
Realiza síntesis o gráficos al estilo de los mapas mentales, compara con otros datos o situaciones, evoca la historia de aquello que tratas de comprender, investiga en temas conexos al de tu interés, imagina escenas en las que se combinan de formas graciosas, ridículas, coherentes, absurdas.
La comprensión surgirá de la síntesis entre los elementos racionales y no racionales con los que interactúes.

Para la organización: establece siempre tus prioridades y objetivos, de modo mental o, mejor aún, por escrito. Caracterízalos según sean sólo urgentes, sólo importantes o ambos. Comienza por esta última categoría y procura continuar con aquellos que has evaluado como importantes. Seguramente los urgentes, una vez resueltos los importantes, no lo serán tanto. Si actúas guiado por este eje, podrás evitar la improvisación producto de tensiones coyunturales o presiones del medio.

En general: descarta las actitudes pasivas o mecánicas. Intenta observar el mundo que te rodea con “ojos de niño”, es decir mirando cada cosa como por primera vez: atento, curioso, proactivo. Las capacidades mentales no son fijas y limitadas. Por el contrario, se fortalecen y aumentan cuando más uso haces de ellas.

Importante

* Evita las actitudes pasivas: se propositivo, interactúa, intercambia, atiende a los detalles sin olvidar los grandes trazos de lo que realizas.

* Aliméntate bien, descansa lo suficiente y diviértete con lo que haces. El funcionamiento mental requiere del bienestar integral de toda tu persona, incluidos tu cuerpo y tu estado de ánimo.

6 claves para mantener el control emocional

Resumen

Las conductas humanas están guiadas por innumerables factores, tanto racionales como irracionales. Te proponemos 6 claves que podrán ayudarte a mantener bajo control tus emociones, apoyándote en la idea que asegura que no son las situaciones las que generan los conflictos, sino nuestro modo de abordarlas o interpretarlas.

Opciones

1

Toma conciencia de tus emociones. No puedes controlar aquello que desconoces: explora todas tus emociones, sin prejuicios ni censuras, incluso aquellas que te parezcan reprobables o negativas. Si conoces las circunstancias en las que surgen, los factores que las provocan y tus reacciones frente a ellas, contarás con una herramienta fundamental para tenerlas bajo tu control.
2

Reconoce tus creencias irracionales: cuando las emociones te asaltan, acuden, en su compañía, ideas o afirmaciones irracionales que sólo sirven para realimentar el circuito de modo negativo.
3

Desdramatiza con humor y no vuelques la agresión hacia ti mismo. Por el contrario, trátate con amabilidad y recuérdate que has comenzado un proceso de aprendizaje para controlar tus emociones.
4

Posterga la toma de decisiones y los juicios de valor. Mantente flexible y no te exijas respuestas inmediatas pues aumentarás la presión emocional y con ello, el descontrol.
5

No pretendas el control total e inmediato de tus emociones. En cambio, planifica aumentar el manejo de tus emociones a mediano y a largo plazo. Realiza pequeñas pruebas piloto (en situaciones de poco compromiso, o con temas que no te sean altamente significativos) para entrenar paulatinamente tu autodominio.
6

No reprimas tus emociones. Por el contrario, obsérvalas, enfoca tu atención sobre ellas, examínalas “bajo la lupa” como si fueran un experimento de laboratorio, algo externo a ti. De este modo tomarás distancia del problema y tendrás más capacidad de respuesta frente a ellas.

Importante

* Para ganar en el manejo de tus emociones comienza a ejercitarte en situaciones sencillas.
* No esperes a los desbordes para asumir tu necesidad de aprendizaje.
* No realices promesas de cambios inmediatos, ya que la presión que generarás por ello, aumentará tu descontrol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: