El café favorece la concentración

La cafeína estimula el sistema nervioso central, favorece la concentración, mantiene el estado de alerta y mejora el tiempo de respuesta, además de mejorar el rendimiento en tareas de memoria a corto plazo, según muestran los primeros resultados de un estudio realizado por investigadores del Grupo de Neuropsicología de la Universidad de Barcelona y del Instituto de Investigaciones Biomédicas Pi i Sunyer (IDIBAPS).

Podría ser interpretado como un mecanismo de facilitación del rendimiento intelectual. Así, se observa que el grupo de personas a las que se les administró conjuntamente cafeína y glucosa tiene un patrón de activación cerebral diferente al resto de grupos.

Esto significa que para rendir igual que los sujetos de los otros grupos que tomaban agua sola o agua con glucosa o agua con cafeína, el grupo que tomó cafeína y glucosa necesita de menor activación cerebral para ejecutar una tarea de atención, “lo que podría ser interpretado como un mecanismo de facilitación del rendimiento intelectual”.

Para una de las coordinadoras del ensayo, la doctora Ana Adan, “son diversos los efectos que la cafeína puede ejercer sobre el sistema nervioso central cuando se consume en cantidades bajas o moderadas”. En contraste, cuando se deja de consumir, asegura que “los perjuicios sobre el rendimiento son escasos y de poca magnitud”.

“Existe a menudo un incremento en las percepciones de estado de ánimo negativo que sigue a la retirada del consumo de cafeína, aunque dichos efectos pueden estar más relacionados con las expectativas de los consumidores que con la propia privación”, añade.

Cuando se deja de consumir, los perjuicios sobre el rendimiento son escasos y de poca magnitud. El estudio ha medido la velocidad de procesamiento de la información, la destreza manual, la capacidad visuo-espacial, la memoria inmediata y la atención sostenida de un grupo de jóvenes universitarios de entre 18 y 25 años.

Una de las cuestiones principales del estudio se centra en fijar los límites para el consumo responsable. La dosis más habitual que seleccionan las investigaciones es la de 200 miligramos, que corresponde aproximadamente a 2-3 cafés o 5-6 refrescos de cola de 330 miligramos. No obstante, según explica Adan, con una dosis de 75 miligramos “ya se aprecian mejoras significativas en la memoria y la velocidad de atención, no apreciándose otros efectos cognitivos ni sobre el estado de ánimo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: