Todo sobre perros famosos

Laika encabeza la lista, el primer organismo vivo en orbitar la Tierra, en el Sputnik 2, el 3 de nov de 1957, que nunca regresó al planeta, ya que murió 5 horas después del lanzamiento. En plena Guerra Fría, Laika simbolizó el poder soviético y Rintintin fue el paradigma de la influencia de los EU. Tiene su huella estampada en el paseo de la fama de Hollywood.

El soldado Lee Duncan la rescató en un episodio de la Primera Guerra Mundial. Estelarizó 20 películas y una serie de televisión. Dado el éxito obtenido, 150 perros de la misma raza han participado en cintas de la Meca del cine. Rex es otro pastor alemán, policía de 4 patas que lleva años haciendo televisión. Blondy es otro perro de esa raza, mascota de Adolfo Hitler. Injustamente se afirma que está en el infierno perruno. Hitler ordenó “suicidarlo” para no ser capturado por los rusos.

Lassy fue la perra más célebre de la pantalla chica. El único animal que pudo viajar en avión como un pasajero más. Snoopy es el can de Charly Brown, piensa, lee y escribe, pero no habla. Homer es el perro de los Simpsom. Scooby Do, de la raza Gran Danés con 20 años en los cómics, al igual que Pluto y Goofy (Tribilín). Idefix es el perro que saca de apuros a Asterix.

Bobby de Grayfrias es un terrier símbolo de la capital Escocesa. Barry es el San Bernardo que salvó la vida de 40 personas atrapadas en la nieve, durante 10 años de servicio, famoso por llevar su barrilito de licor bajo el cuello. Hoy una fundación suiza lleva su nombre. Fala fue la mascota del presidente Franklin D. Roosevelt. Checkers el spaniel de Richard Nixon, gracia al cual éste, en un sonoro discurso, se salvó del descrédito en la campaña para vicepresidente, en 1952.

Lebrela sobrevivió 10 meses en la recién descubierta isla de Términos, en 1518, por lo que se le llamó la Robinson Crusoe canina. Hackiko es un perro de la raza Akita japonesa, símbolo urbano del perro fiel y uno de los 5 perros del mundo que tienen una estatua. Just Nuisance fue un can de la Royal Navy del Reino Unido, enterrado con honores militares y que también posee su estatua, con gorra de marinero incluida. Pickles fue el perro que accidentalmente encontró la copa de oro del Campeonato Mundial de futbol, robada poco antes de comenzar el torneo, en 1966. Su recompensa fue lamer todos los platos de comida del banque oficial de inauguración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: