Quemaduras de sol en la sombra

Refugiarse bajo la sombra de un árbol o de una sombrilla de playa probablemente no le brinde una protección total contra la radiación ultravioleta, de acuerdo con un estudio efectuado por el Instituto de Investigación Médica de Queensland (Australia).

Según se informó en el rotativo The Canberra Times, la persona que se halla a la sombra al aire libre aún está expuesta a radiación ultravioleta dispersa. El doctor Peter Parsons, bioquímico y coautor del estudio, advierte: “Si el tiempo máximo de exposición al sol veraniego directo del mediodía que se recomienda en todas las capitales continentales de Australia es de diez a doce minutos, quienes estén de pie o acostados a la sombra recibirán una intensidad de [rayos ultravioletas B] que les producirá quemaduras de sol en menos de una hora”.

Hasta en días invernales o nublados hay una gran cantidad de radiación ultravioleta. El doctor Parsons informa que, generalmente, “cuanto más despejado esté el cielo, mayor es el riesgo que se corre”.

Anuncios