Himenorrafia o reconstruccion del himen

Una himenoplastia puede consistir en una himenotomia (incisión o eliminación quirúrgica del himen) o en una himenorrafia (suturacion o reconstrucción quirúrgica del himen). Existen tres tipos de himenorrafia:
1.- Suturacion de un desgarro en el himen.

2.- Creación de una nueva membrana sin irrigación sanguínea en substitución del himen natural. Se utilizan para ello los restos del himen natural y si estos son insuficientes se echa mano de tejido vaginal. Se puede incluir, a petición, una cápsula gelatinosa de una sustancia artificial semejante a la sangre con el objeto de simular el sangrado que algunas mujeres tienen durante la defloracion.

3.- Creación de una nueva membrana con irrigación sanguínea a partir del tejido vaginal.

La reconstrucción del himen puede realizarse en una sola hora bajo anestesia local o general, en una clínica privada. Antes de la cirugía, se requiere que la paciente pase por una evaluación pre-quirúrgica y un examen ginecológico completo.

Se emplea el láser, que corta y cauteriza simultáneamente. Los fragmentos de tejido creados se combinan y se cosen, dejando una pequeña abertura en la entrada vaginal. Se utilizan hilos absorbentes, por lo cual no es necesario quitar los puntos. El nivel de inflamación que produce la intervención es mínimo. Las cicatrices que puedan resultar son pequeñas y se vuelven poco evidentes con el tiempo.

Cuando la membrana vuelva a romperse, causará una ligera hemorragia y cierto dolor e incomodidad durante las relaciones sexuales, que puede prolongarse durante semanas.

Anuncios