La astrobiología versus la ufología

la primera es una ciencia. La segunda no. La primera trata acerca de la vida fuera de la Tierra. La segunda también. La primera está representada por unos 400 científicos de renombre. La segunda por unos 6 mil ufólogos y más de 500 contactados en todo el mundo, que aducen tener nexos con sociedades galácticas ajenas a la humana, incluso telepáticamente.

La primera es muy lenta, por no decir aburrida, ya que aún no puede exhibir una sola prueba de auténtica vida extraterrestre. La segunda es súper excitante y llena de testigos y videos, que causan sensación en los programas de televisión.

La primera sólo interesa a un reducido círculo de exobiólogos, que publican sus tesis en revistas académicas, llenas de tecnicismos, que nadie lee. La segunda atrae a oleadas de seguidores, mediante publicaciones masivas que son el deleite de las masas. La primera aún no ha encontrado su objeto de estudio. La segunda proclama tener sobradas pruebas de la presencia de seres de otros mundos en la Tierra, viviendo bajo el mar, en bases secretas en los polos, en la selva del Amazonas y un largo etcétera.

La astrobiología es una ciencia consolidada que nació hace apenas 40 años, cuando Estados Unidos se lanzó a la búsqueda sistemática de bacterias y microorganismos en la Luna, en Marte o en asteroides. La ufología nace en esa misma época, un 24 de junio de 1947, cuando el piloto Kennedth Arnold aseguró haber visto una flotilla de platillos voladores surcando los cielos de Mont Rainer, Estados Unidos, mientras se encontraba en una misión de rutina. Sin embargo, de acuerdo con la ufología, el avistamiento de objetos no identificados por personas en todo el mundo es tan antiguo como la humanidad misma.

La astrobiología no ha mostrado nada que deje a la humanidad boquiabierta. La ufología es categórica al afirmar que los extraterrestres nos han estado visitando desde hace miles de años, desde que construyeron las pirámides de Egipto. La primera se mostró muy entusiasta cuando aparecieron fósiles de microbios en una roca marciana, en la Antártida, en el 2004. La segunda jura y perjura que los aliens siguen de cerca nuestros pasos para evitar que los humanos nos destruyamos los unos a otros. Usted, ¿de qué lado estaría?

Anuncios