Todo lo que no profetizaron ni Nostradamus ni los mayas:

3 octubre 2010

El buen Nostra es el profeta más mal interpretado de todos los tiempos.

Todo cuanto dijo fue tan ambiguo, que resulta muy conveniente para los que lo consultan, porque sus centurias se adaptan dócilmente a todo momento de la historia, recurso clásico de los que manejan el lenguaje catastrofista y apocalíptico.

Nostradamus fue un médico francés, cuya obra profética se mantiene muy popular en nuestros días.

Fue publicada por primera vez en 1555. Al día de hoy muchos son los que creen en esas profecías y afirman categóricamente que predijeron el ataque terrorista del 11-S y ahora el fin del mundo en el 2012, como antes el nacimiento de Napoleón, las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, Hitler, la independencia de EU, el desastre de Chernobil, la caída del muro de Berlín, entre otros pasajes de la humanidad.

Los viajes a la Luna, el cambio climático y el surgimiento y muerte del comunismo, incluso el mítico décimo
planeta, llamado Nibiru y que supuestamente aparecerá en el 2012, causando estragos gravitacionales en el nuestro, son eventos que también habrían sido “claramente” profetizado por su mente. La verdad es que algunas veces sí la pegó pero otras no.

Los que veneran su poder predictor conectan acrobáticamente con los mayas, proclamando que esta cultura predijo en su calendario de cuenta larga, que el 21 de diciembre de 2012, el sol estará ubicado justo en la “grieta” de la Vía Láctea, o lo que es igual, la galaxia se “sentará” sobre la Tierra, con todo el poder de su energía encabezada por un rayo purificador, más un agujero negro que lo tendremos frente a frente, precipitando a la humanidad hacia un abismo infernal, para luego abrirle una puerta glorificante que nos volverá más nobles y sanos.

Las profecías fallarán, pero son una buena oportunidad para reflexionar acerca del destino de la humanidad, nuestro papel como humanos, y todo cuanto somos capaces de inventar en nuestra sed de saber lo que ocurrirá en el futuro, vía Nostradamus o gracias a los mayas.


¿Es usted acomplejado?

3 octubre 2010

uchos seres humanos sufren por supuestos defectos que incorporan como ideas o imágenes distorsionadas de sí mismos y que devienen en verdaderos obstáculos para su crecimiento y desarrollo.

Carl Gustav Jung pensaba que muchas de estas imágenes estaban clavadas en el inconsciente y se generaban en experiencias infantiles desagradables.

En nuestro medio muchos padres les inculcan desde pequeños ideas a sus hijos con denotativos: enano, orejón, narizón, bruto.

Cada uno tiene un patrón de perfección ideal de sí mismo y de su vida, pero miles de personas sienten que ni siquiera se acercan a lo que quieren o quisieran ser.

Sólo para divulgación popular y sin entrar en profundidades del mundo de la psicología científica, les presento algunas situaciones y breves consejos:

Acomplejada por tu físico. Más frecuente en mujeres. Bajita, tetona, piernas delgadas, sin nalgas, nariz fea, pelo malo e infinidad de cuantas condiciones usted pueda imaginar.

Mírate al espejo y ponle un valor agregado a todo esto. Eres inteligente; excelente en tu trabajo; diestra como amante, a más de que las modernas tecnologías hacen de cualquier monstruo un verdadero ángel.

Me siento inferior. “No puedo hacer nada, soy bruto, las cosas me salen mal, soy torpe” y cuantas cosas nos podamos imaginar.

Como tu temor es al fracaso, piensa: “yo no tengo que gustarle a todo el mundo, soy, como la generalidad, un equilibrio de virtudes y defectos. Amplía las primeras y las segundas, si son reales, trabájalas con autoayuda o con un profesional del área”.

Complejo de Superioridad. Es una forma de inseguridad. El sujeto busca aceptación. Es rígido. No escucha a los demás, solo piensa en sí mismo.

¿Qué te puede ayudar? Saber que equivocarse no es un delito, aprende de tus errores, trata de ser transparente y gánate a los demás en base a servicio y la búsqueda honesta de aprecio.

Complejo de Culpa. Muy sensibles a las criticas, autoexigentes, hipersensibles y “se tiran lo de ellos y lo de los demás arriba”.

Complejo de Munchhausen. Son fabuladores, esconden sus limitaciones inventando historias en donde ellos son los héroes.

Es una lástima, pues este sujeto tiene un montón de cualidades por las cuales ser amado y aceptado, pero… nos las usa.

Me he nutrido de la publicación Psicología Positiva para este resumen y debo decirles que en manos de un buen psicólogo, el primer paso es que usted reconozca algún desbalance en su forma de ser o de actuar, busque sus raíces, decida superarlas y asuma los consejos que de seguro te serán de utilidad para “no privar en lo que usted realmente no es”.